¿Por qué la Navidad es capaz de manipular nuestras emociones?

Llega Navidad y empezamos a experimentar un vaivén de emociones; en unos momentos estamos tristes y al minuto estamos en una espiral de euforia que no sabemos muy bien a dónde nos va a llevar. ¿Qué es exactamente lo que tiene la Navidad para hacer que nos comportemos de esta manera? Lo primero que nos ofrecen son las emblemáticas luces Navidad (que se pueden comprar de una forma muy económica en algunas páginas cómo en http://lucesdenavidad.com). Todas estas luces nos darán una alegría muy interesante.

navidad

Ahora bien, el problema de una época tan feliz es que tendemos a mirar al pasado y recordar a todas aquellas personas que ya no están con nosotros. Por ejemplo, en el caso de que alguno de nuestros progenitores haya fallecidos, debido a lo bien que lo pasábamos con ellos en algunas navidades anteriores, es bastante complicado que nuestra felicidad pueda llegar a ser plena, por mucho que hayamos formado una nueva familia.

También tenemos que considerar que se celebra en una época de las más fría del año y es verdad que el frío trae consigo una cierta sensación de nostalgia. Esto se complementa aún más con el hecho de que en esa época es cuando es más sencillo poder enfrentarse a casos de lluvia extrema, de vientos huracanados y, depende del lugar, hasta de nieve. Todo ello hace que no podamos salir de nuestras casas y sea cómo más triste todo o, quizá, más entrañable.

Por lo general, no existe un término medio para definir las Navidades: o te encantan o las odias, pero no suele existe una media.

¿Y a ti? ¿Eres de los que la ama o de los que la odian? Cuéntanoslo en los comentarios.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *