El tarro de la calma para nuestros hijos

Como buena madre que soy estoy cada día más atenta a las rabietas de mi hijo y como ayudarle a superarlas, por este motivo intento probar los métodos que salen para ayudarle a controlarlas y superarlas sin que se frustre o empeore la situación, o eso al menos era antes porque ahora tengo el bote de la calma. Ya hace mucho tiempo que dejamos de buscar canastillas en páginas como canastillasparabebes.es y ahora nos tenemos que enfrentar a rabietas un poco más complicadas, de las cuales no siempre es fácil escapar.

Es por esta razón, por lo que yo te voy a dar un truco muy interesante que, por lo menos, a mi me funciona muy bien. No solo calma a los niños, si no que también es una buena solución para calmar a los adultos.

Es una manualidad muy fácil de hacer con la que nuestro hijo se calmara de una forma rápida, sin traumas y sin ningún tipo de aumento en si ira, para llevarla a cabo tan solo necesitaremos un poco de cola escolar transparente, purpurina de colores un tarrito de plástico y agua caliente.

Llenamos el tarro con agua caliente e introducimos en su interior el bote de pegamento (Yo he utilizado uno de 200 ml) a continuación removemos bien hasta que la cola este disuelta por completo, cuando esto suceda introducimos la purpurina y llenamos hasta su totalidad de agua, si disponemos de pistola de silicona lo ideal es sellar la tapa para que por accidente nuestros hijos no puedan derramar su contenido, si no es así, recomendó supervisión cuando estén utilizando el tarro de la calma.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario